Link building, ¿hay que hacerlo o no? Sí, pero no de cualquier manera.

De hecho, lanzarse a una campaña de linkbuilding sin seguir una estrategia o sistema definido es en el mejor de los casos una pérdida de tiempo, y en el peor escenario te valdrá una penalización de Google.

Entonces, pies de plomo y a planearlo todo bien antes de lanzarse a muerte con el linkbuilding. Y otra cosa:

No lo hagas si no estás seguro al 100% de que tu contenido, tu SEO On Page, tu diseño y experiencia de usuario son impecables.

Si haces linkbuilding (del de verdad) hacia una web con fallos o hacia un contenido mediocre, estás minando tus posibilidades de recibir enlaces y además, al faltarte las otras patas del SEO, no crecerás como esperabas con los enlaces que sí consigas.

En este post para Woorank resumí 8 cosas que puedes hacer con tu SEO antes de meterte en una guerra de linkbuilding con la competencia. Son acciones que también te darán resultados (mejorarán tu tráfico orgánico), al tiempo que te darán una base mucho mejor sobre la que hacer tu linkbuilding cuando ya estés preparado de verdad.

Dicho esto, te voy a contar los 7 posibles métodos para hacer link building. Si conoces otro y no está aquí, muy posiblemente será una variación de los que menciono.

¿Por qué recomiendo seguir uno de estos 7 sistemas? Porque si empiezas a crear enlaces al azar, usando distintas técnicas de linkbuilding pero sin un plan definido, lograrás muy pocos, con demasiado esfuerzo, y te desanimarás. Para mejorar tu perfil de enlaces de forma efectiva y sostenida a lo largo del tiempo, hay que sistematizar.

Si quieres saltar directamente al caso de estudio donde explico cómo conseguí enlaces desde más de 500 dominios a un solo post, aquí está.

Link building y Google

He ordenado los tipos de linkbuilding de menos a más de acuerdo con las “ordenanzas” de Google. Hay que tener en cuenta que para Google no existe el linkbuilding bueno, igual que para John Wayne el único indio bueno era el indio muerto.

En un mundo ideal según Google, nadie haría link building, sino que todos nos dedicaríamos en cuerpo y alma a la calidad de nuestro contenido, y los enlaces llegarían solitos como resultado de nuestro buen trabajo.

Esto tiene una parte (muy pequeña) de verdad. Es cierto que si creamos un contenido de chapeau, superior a todo lo que hay en el nicho, tenemos más posibilidades de que nos caiga un enlace del cielo, que si publicamos un contenido mediocre.

Pero también es verdad que la competencia tiene contenido mediocre y hasta cutre, y a pesar de ello logran enlaces. Sea porque llegaron antes o porque son muy buenos pidiendo, o porque han hecho algo “oscuro”, pero el caso es que tienen backlinks. Y por ello rankean mejor que nuestra pieza de súper contenido a la que nadie enlaza.

Así que lo único que nos queda es hacer linkbuilding y hacerlo según una estrategia, pero teniendo en cuenta que a Google algunos sistemas le molestan más que otros.

De más black hat a más white hat, tenemos:

1. Linkbuilding spam o automatizado

Esto es darle a un botoncito y lanzar al mundo un ejército de robots con la misión de espamear todo blog, web o directorio que permita comentarios o dar de alta una página.

Efectividad: a día de hoy lo considero inútil. Hace tres años todavía se le podía meter algún gol a Google por este método, pero tras los sucesivos Penguin lo tiene más que controlado. Quizá podría tener algo de efectividad en un nicho nuevo, en el que no haya casi competencia (pero entonces también te basta con hacer un mínimo de linkbuilding de cualquier otro tipo).

Siempre habrá black hats que te dirán que tienen un nuevo método de hacerlo que Google no pilla, pero que lo haga será cuestión de meses.

Pros: que no te quita tiempo.

Contras: Todo. No te aporta nada y encima te pone en peligro de una penalización. Evitar.

2. Link building por redes privadas de blogs (PBN)

Esto es crear tu propio club privado de webs con el único objeto de enlazar a la web que realmente quieres posicionar (el money site). De ahí las siglas PBN (Private Blog Network).

Es un método que va claramente contra las directrices de Google (“Participación en esquemas de enlaces”). Pero si se hace bien no es fácil de detectar.

Hacerlo bien supone, para empezar, alojar las webs en distintos hostings, dar de alta las webs desde distintas IPs, etc. Y para seguir, crear una estructura en paraguas o niveles.

Es decir, no vale con crear 20 webs y que todas apunten hacia el money site, sino que habrá que crear un primer nivel con 4 o 5 webs (tier 1 o nivel 1), un segundo nivel con webs enlazando a este primer nivel (tier 2), etc. Todo ello para reforzar y aprovechar al máximo el link juice que pasa cada enlace.

Efectividad: hasta ahora era, desgraciadamente para Google, uno de los métodos más efectivos para rankear, especialmente en nichos relativamente nuevos, sin claros dominadores.

Es decir, una PBN no puede tumbar ella solita a un dominio fuerte con un perfil rico de enlaces naturales, pero sí que puede ponerse por encima de varios dominios de pequeña o mediana fuerza que no se han puesto nunca en serio con el linkbuilding. Repito, siempre si se hace bien, no en plan chapuza.

¿Por qué digo hasta ahora? Porque Google, que lleva tiempo con las PBNs entre ceja y ceja, ha introducido en los últimos meses algunos cambios que han conseguido golpear a buena parte de las webs que rankean con este método.

Por ejemplo, sabemos que ha patentado un sistema para estimar el tráfico normal que debe recibir una web con x enlaces entrantes, y devaluar en el ranking a todas aquellas que, según sus cálculos, reciben mucho menos tráfico. El sistema es complejo y lo explico en detalle en este post: ¿el tráfico web es factor SEO?

Ojo: no digo que a día de hoy Google pueda localizar el 100% de PBNs del mundo, de hecho seguro que se le escapan muchísimas. Pero si digo que está en ello, y cada vez lo hace mejor.

Pros: la PBN tiene la clara ventaja de que tú lo controlas todo: los anchor text, la velocidad a la que creas enlaces, el perfil de enlaces de cada web de la red, etc. El sueño de todo control freak.

Contras: quitan mucho tiempo. Tiempo que se podría dedicar a otras estrategias o a otras tareas SEO. Y como he dicho, en nichos fuertes, la PBN no será suficiente, además de que ahora Google ya caza algunas.

Para mí, es un método al que Google le tiene puesta la cruz y antes o después acabará con él. Yo hoy en día no me pondría a crearle a un cliente una PBN. Demasiado riesgo y tiempo invertido. Para ti, puede que los beneficios a corto plazo de la PBN justifiquen el riesgo. Yo prefiero hacer SEO con la mayor tranquilidad posible de que va a seguir funcionando a largo plazo.

Esto dice Google sobre participar en esquemas de enlaces. Luego no digas que no avisaron. 😉

3. Money Blog Network (MBN)

Una variante de la PBN es la MBN o money blog network. Es más o menos lo mismo, pero con la intención de que todas las webs de la red reciban tráfico orgánico y sean por tanto money sites. El principal impulsor de este método es Romuald Fons y lo explica muy bien en este post.

En el fondo, es como la red de blogs de toda la vida, tipo Weblogs, SL, aunque se trata de que todas las webs estén en el mismo nicho.

Efectividad: en teoría superior al de una PBN, serviría incluso para nichos más maduros (por ejemplo el de las recetas de pollo que atacó Romu).

Pros: que el trabajo que haces se puede traducir en más beneficios, al tener más money sites. Es trabajo a priori más rentable.

Contras: el tiempo que lleva. Trabajo de chinos hacerlo bien de verdad, coordinar todos los enlaces de la red, IPs, CMSs… No está al alcance de cualquiera tener varios money sites optimizados.

¿Qué opina Google de las MBNs? Es un método menos efectivo que el de la PBN y que yo sepa no se ha pronunciado de manera expresa. En principio, entra dentro de la definición de “esquema de enlaces”, por lo que si localizase una, podría incluso penalizarla. Mi opinión es que es más probable que simplemente descuente o devalúe los enlaces entre las webs de la red. Al fin y al cabo, eso es lo que hace (siempre según la teoría) con los backlinks entre webs del mismo grupo de empresas. Es decir, en el caso de que Google te pillase la red, siempre podrías disimular, identificar públicamente a las webs como parte de un mismo grupo de empresas y el trabajo no estaría del todo perdido.

En cualquier caso, si yo me metiera en el currazo que es montar una MBN, siempre lo combinaría con alguno de los métodos más white hat descritos abajo, para tener también backlinks desde webs externas a la red.

4. Link building a base de guest posts

Un sistema clásico: pasarte por todas las webs que puedas de tu nicho dejando posts invitados, con un enlace hacia tu web. Es como valerte de las webs de los demás, para crear una especie de PBN que no puede ser penalizada.

Como todo lo bueno en el mundo del marketing, en cuanto se corrió la voz de que esto funcionaba, la gente empezó a abusar. En la época dorada del guest posting, los fotógrafos publicaban posts invitados en blogs de fontanería y los fontaneros en blogs de bodas.

Como una de las reglas básicas del page rank es que el enlace venga desde una página relevante (léase temáticamente relacionada), esta perversión o abuso del guest posting en el fondo no servía para nada.

En 2014 Google anunció públicamente que ese tipo de posts invitados no ayudaba a los rankings y que además podía incluso penalizar, y la gente como ovejas todos a repetir que el guest posting estaba muerto.

Efectividad: la verdad es que dentro de tu nicho y bien hecho, con posts de calidad y no panfletos que son meras excusas para colar una keyword, el guest posting sigue teniendo cierta efectividad, además de que te hace más visible en tu nicho y te ayuda a crear relaciones (ver punto siguiente), a nutrir tu lista de suscriptores, etc. Yo mismo lo he hecho y lo recomiendo para determinados clientes.

Pros: si eres bueno escribiendo y todavía no tienes una buena red de relaciones en tu nicho, adelante. Limítate a webs de tu temática, no repitas demasiado las URLs enlazadas ni los anchor text y verás efectos positivos.

Contras: si no eres particularmente bueno o rápido escribiendo te puede quitar demasiado tiempo y no darte los resultados esperados. Un signo de que algo va mal: si no recibes comentarios en los posts invitados y si el tráfico real hacia tu web es muy pequeño. Señal de que no interesa o de que no estás llamando la atención. Siempre puedes contratar algún redactor freelancer para que te lo haga, aunque no lo recomiendo demasiado, porque de lo que se trata es de hacerlo con personalidad.

5. Linkbuilding a base de relaciones / networking

Ni más ni menos, aprovechar tus relaciones y contactos en un nicho para obtener enlaces. Cuidado, porque a simple vista esto no parece un sistema, al menos no uno escalable, pero sí lo es.

Los peros que suele poner la gente cuando les hablas de conseguir enlaces en tu nicho son:

– Yo tengo muy pocos contactos (pues ponte a crearlos), y
– Que la competencia nunca te va a enlazar. ¡Pero un nicho no se compone sólo de webs que son competencia!

El método funciona así. Localiza webs que están en tu nicho o nichos adyacentes y muy parecidos y que no son competencia directa. Por ejemplo, si sólo alquilas bicicletas no eres competencia directa de alguien que las arregla o tunea. Son dos negocios distintos y quizá uno de los dos puede enlazar al otro a cambio de algún favor. Todo es proponerlo.

El sistema está en peinar el nicho y contactar a TODOS y cada uno de los dominios temáticamente relacionados con tu negocio y que no son competencia, presentarte y proponer una colaboración.

No todos te enlazarán, pero sí una parte considerable, y además estarás fortaleciendo relaciones, de las cuales pueden salir clientes, oportunidades… Eso es networking y actuar con mentalidad win / win.

Por supuesto, la estrategia de crear o aprovechar relaciones tiene muchas modalidades:

– organizar, esponsorizar, participar o echar una mano en eventos,
– crear relaciones sólo con influencers,
– participar activamente en una asociación para empresas del sector…

Por último, te voy a contar un secreto. Los SEOs con experiencia y contactos en el sector tienen una ventaja sobre el resto de los mortales. Como por lo normal manejan una amplia variedad de webs de distintos temas, pueden ponerse de acuerdo con otros SEOs para “intercambiar” enlaces para sus clientes. Lo mejor es que estos “intercambios”, al contrario que una PBN o una venta de enlaces, no dejan huella, siempre que no se abuse de una web en concreto y que las webs aporten un tráfico razonable.

Ahí tienes porque algunas agencias y consultores especializados en linkbuilding pueden ir creando enlaces a más velocidad que el resto (sin contar que saben realmente dónde colocar sus backlinks y cómo hacerlo). Yo no te he contado nada. 😉

Efectividad: bastante alta, siempre que no quieras resultados inmediatos (en SEO casi nunca los hay).

Pros: ayudan a tu SEO y ayudan a tu negocio. Las relaciones son la base del SEO y de cualquier actividad de marketing y ventas. Sal de la cueva y date a conocer. Las relaciones tienen un extra a favor y es que a veces te valen un enlace incluso sin que tú hagas nada. La gente te conoce, aprecia tu trabajo y por eso te enlaza. Eso es el link más natural que puedes conseguir.

Contras: que si el nicho está muy competido no suele ser suficiente. Es algo necesario, que debes hacer sí o sí, pero deberás sumar al menos otra estrategia.

¿Qué opina Google de todo esto? No puede estar en contra de que aproveches o crees relaciones dentro de tu nicho, porque es una señal de la importancia de cada uno dentro de su nicho, y eso es lo que buscan reflejar con sus rankings. Lo único que podría ser cuestionable es abusar de la promoción por medio de influencers, porque es una forma de publicidad.

Si haces campañas de influencers con el objeto de crear enlaces hacia tu web, lo más seguro para evitar una penalización manual (ha habido casos) es identificarlo como publicidad y marcar los enlaces como “nofollow” (ver apartado de compra de enlaces).

6. Link building sistemático (páginas de recursos, enlaces rotos, etc)

Todos los tipos de linkbuilding siguen más o menos una pauta, pero los hay más estructurados que otros. Lo que llamo linkbuilding sistemático es perfecto para cualquier nicho, ya que no depende de las relaciones previas o de tu capacidad para crearlas.

Es afrontar el linkbuilding como lo haría un ingeniero, en base a unas reglas y pasos perfectamente definidos.

Se trata de localizar webs dentro de tu nicho con problemas o situaciones concretas, que se pueden traducir fácilmente en un link a tu favor. Ejemplos:

Broken link building

Peina tu nicho en busca de enlaces externos rotos y propón a los webmasters una página alternativa (tuyo, por supuesto). La mayoría de la gente quiere librarse de los enlaces rotos en su web.

Rescatar menciones

Hay mucha gente que puede haber mencionado a tu negocio en su web, pero sin darte un enlace. Contáctales y pídeselo con amabilidad, la mayoría te lo darán.

Linkbuilding por imágenes

Si tienes imágenes de tu propiedad, puedes hacer búsquedas inversas y localizar a los que están usando tus imágenes sin enlazar. Contáctales y conseguirás muchos backlinks. Al revés, también puedes localizar gente en tu nicho que usan imágenes de terceros sin tener los derechos y ofrecerles la tuya a cambio de un mero enlace.

Páginas de recursos

Lo creas o no, hay páginas dedicadas a enlazar contenido valioso dentro de un nicho, pero no te pueden enlazar si no te conocen.

Comentarios en blogs y foros

Localiza aquellos que permitan dejar un comentario con enlace y, sin hacer spam, ve dejando tu semilla. Esto es distinto al método automatizado, ya que escoges tu objetivo con cuidado, no a lo bestia. Sólo páginas relevantes temáticamente y que acepten de buena gana los enlaces.

Efectividad del linkbuilding sistemático: bastante alta. Dependiendo del método y el nicho, puedes encontrarte con ratios de respuesta positiva muy altos.

Pros: pierdes poco tiempo, lo que te lleva localizar las búsquedas haciendo una búsqueda por “footprints SEO” y el que te lleva mandar los emails o dejar los comentarios. Además, no estás contraviniendo las reglas de Google. Es uno de los métodos más white hat que hay.

Contras: las oportunidades no son ilimitadas y si estás en un nicho en el que alguien ya ha usado esta estrategia, puede ser que “llegues tarde”, lo cual es bastante frustrante (échale un buen vistazo a los links de la competencia antes de ponerte con ello, para no perder tiempo). Pero para nichos poco explotados puede ser genial.

7. Link baiting (crea buen contenido y los links vendrán)

Linkbaiting quiere decir lanzar un cebo para que los enlaces piquen solos, en lugar de ir a buscarlos. Para hacerlo, necesitas primero una pieza estelar de contenido.

Y no sólo que sea muy buena porque a ti te lo parece, sino que se ajuste a un formato o tema que sepas que ya ha tenido éxito atrayendo enlaces en tu nicho o nichos parecidos. Es decir, si en tu nicho no hay nada en lo que fijarte, puedes inspirarte en otros nichos que tengan una audiencia parecida.

Es lo que se llama skyscrapper, o técnica del rascacielos. Usa BuzzSumo o el Content Explorer de Ahrefs para encontrar la página con más enlaces en tu nicho, y a continuación mejórala.

Por lo normal, los formatos que más suelen atraer enlaces son las infografías (sólo si están muy bien hechas y ofrecen datos interesantes y bien sintetizados) y los estudios originales respaldados por muchos datos.

Hay quien te dirá que lo de las infografías está muy sobado, y la verdad es que mucha gente se ha lanzado a hacerlas casi de cualquier manera. Pero precisamente por eso cuando hay una de aspecto profesional y respaldada en buena información, sobresale (en este post puedes ver, con datos, cómo de bien puede llegar a funcionar el linkbaiting con infografías).

Además, si quieres ir un poco más allá, se están poniendo muy de moda las infografías interactivas y los mapas interactivos. Esto no lo hace cualquiera con una plantilla gratuita.

Pero no hay que limitarse a infografías o estudios. La verdad es que cualquier contenido que sobresalga se puede usar como cebo. Las únicas condiciones, que sea un contenido muy completo, mucho mejor de lo que se haya publicado hasta el momento (lo que Rand Fishkin llama 10x content) y que tenga un aspecto claramente profesional.

Cumpliendo esto, estaremos en condiciones de recibir enlaces. Pero no vamos a esperar sentados a que nos caigan del cielo, sino que vamos a contactar a todos aquellos que puedan darnos el enlace.

¿Cómo sabemos a quién dirigirnos? Pues nos fijamos en quién ha enlazado a esas páginas que han servido de inspiración a nuestro contenido. Con una buena herramienta de análisis de enlaces como Ahrefs, ya sabemos por quién empezar.

Efectividad: la más alta, si el contenido del que partimos es bueno de verdad. Si el contenido es de medio pelo, perderás el tiempo y la efectividad de la campaña será baja.

Pros: es el método white hat por antonomasia. Google nunca podrá penalizarte por hacer un linkbaiting bien hecho. Con sus directrices en la mano, no hay nada malo en crear buen contenido con el objeto de que atraiga enlaces.

Contras: funciona bien para blogs, pero no tanto para ecommerce. Ya que casi nadie quiere enlazar a una landing page pensada para vender un producto. Es mucho más fácil convencer a otros webmasters de que enlacen a una página con contenido informativo, no destinado a vender.

Entonces, la “fuerza” que nos pasan esos enlaces no cae sobre la página que queremos colocar más alto en Google. Pero esto lo podemos solucionar de dos formas:

Apuntar a una palabra clave relacionada. Creamos un contenido muy enlazable que también responda a alguna búsqueda competida dentro de nuestro nicho, aunque no sea directamente transaccional. Entonces, Google nos estará enviando usuarios interesados en nuestro nicho, que más tarde podremos convertir en clientes si hacemos que se suscriban a nuestra newsletter, o simplemente haciéndoles remarketing en Adwords o Facebook Ads (pero esto ya se escapa de las fronteras del SEO).
Redirección a la landing page que queremos posicionar. Es lo que haría Machiavello si fuera SEO. Partimos de un contenido tipo blog, y cuando ya hayamos recibido todos los enlaces que es razonable esperar, hacemos una redirección 302 a la landing que realmente nos interesa rankear por encima de la competencia. Con esto, recibimos gran parte del link juice que hemos conseguido gracias a la campaña.

Sólo hay un “pero”. Los anchors que hemos conseguido casi seguro no coincidirán con la palabra clave comercial que nos interesa. Por ello, esta maniobra puede ser un poco menos efectiva de lo que parece sobre el papel y, de hecho, en una keyword muy competida puede no ser suficiente. El anchor text importa, no lo olvidemos. Si hemos conseguido 50 nuevos backlinks, pero 45 de ellos no llevan un anchor text relacionado con la palabra clave en cuestión, subiremos en las SERPS bastante menos de lo que nos gustaría.

Caso de estudio: un ejemplo de linkbaiting

A finales de 2015, en Ernesto Olivares Visual Information, la agencia con la que trabajo, publicamos un megapost con 16 tendencias de diseño gráfico y web para el 2016. Para maximizar resultados, lo hicimos en nuestro dominio y, en una versión ligeramente reducida, también en Medium. El caballo ganador resultó ser Medium, lo cual no fue una sorpresa, porque para empezar tiene mayor tráfico y mayor posibilidad de ser descubierto, y además hay dominios que tienen más posibilidades de ser enlazados que otros.

Lo importante es que, aunque el contenido era épico, trabajamos todo lo que pudimos para darlo a conocer, identificando inluencers que habían enlazado o compartido artículos similares de diseño en el pasado. Por supuesto, usando la técnica skyscrapper, el nuestro era el más completo de todos. ¿Los resultados?

A día de hoy, el post de Medium ha logrado, según Ahrefs, 563 backlinks desde 120 dominios, aunque no todos siguen vivos a día de hoy. Nuestro punto más alto de enlaces y dominios vivos fue en junio de 2016, con 500 enlaces vivos y 111 dominios de referencia.

A esto hay que unirle que el post publicado en nuestro dominio logró en su mejor momento otros 54 backlinks desde 24 dominios. En total, conseguimos backlinks desde 144 dominios de países de todo el mundo. No está mal para una sola pieza de contenido, ¿no?

Pero hay más. Por si alguno piensa que la estrategia tenía un punto débil porque la mayoría de los backlinks iban hacia un dominio que no es el nuestro, ojo a esto:

El post en nuestro blog fue el primero que publicamos y por tanto el primero indexado por Google. Además, el post de Medium enlazaba hacia el nuestro. por tanto, estábamos pasando su link juice hacia nuestro post. Que fue el que realidad rankeó más alto en Google. Un ejemplo perfecto de cómo usar el link building en paraguas o niveles (tier1, tier2, etc). Y todo enlaces naturales, nada de PBNs ni cosas raras. 😀

¿Cuánto tráfico orgánico nos ha dado ese post? Mucho. Estamos hablando de más de 23.000 sesiones desde Google, con picos de casi 200 visitas al día en febrero de 2016 (son búsquedas que se hacen con más frecuencia en los primeros meses del año).

resultado-campaña-linkbaiting-analytics

¿Y comprar enlaces?

Hay una razón por la que he dejado de lado la compra de enlaces. Comprar enlaces es muy común, pero no lo considero un método o estrategia de linkbuilding. ¿Por qué?

En primer lugar, está el problema de Google. Según sus normas, la compra de enlaces es publicidad, y como tal cualquier enlace por el que hayamos pagado debe estar marcado con “nofollow”.

Es decir, Google no impide comprar y vender enlaces; siempre que dejes claro que se trata de publicidad. Por ello, si vamos a seguir las reglas de Google, un enlace comprado y marcado como nofollow no servirá para mejorar nuestros rankings (aunque será perfectamente válido para llevar tráfico a tu web).

Ahora, ¿qué pasa si no quiero seguir al dedillo las reglas de Google? Pues volvemos a lo que decía para las PBNs.

Si quieres arriesgarte comprando enlaces y usando estos enlaces para rankear mejor, por supuesto, puedes. Google no es todopoderoso y no todo lo ve. Hay un porcentaje más o menos alto de enlaces pagados que se “tragará”.

También hay un porcentaje, bastante bajo, de dominios en los que “sabe” que se da la compra y venta de enlaces. Una vez que tiene estos dominios localizados, puede actuar como le dé la gana: devaluando la fuerza de esos enlaces, descontándolos del todo, o incluso penalizando manualmente a los dominios implicados (no sólo al que vende, también al que compra, si ellos quieren).

Lo peor es que no sabemos seguro que puede llegar a hacer, y además su postura hacia este tipo de enlaces puede cambiar repentinamente. Es decir, igual hoy y durante unos meses posicionas de lujo con dos o tres enlaces comprados, pero ¿y si luego Google cambia algo y te la pegas?

Como en el caso de enlaces automatizados y PBNS, no podemos decir que Google no haya advertido. El peligro existe. Sé que a muchos marketeros les parece un peligro asumible, y en ausencia de otra estrategia mejor, optan por esta. Pero, ¿es de verdad la más rentable, teniendo en cuenta posibles costos y beneficios?

¿Qué sale mejor? ¿Invertir una sola vez en un buen estudio o infografía y en una campaña decente de outreach, para llevarse diez, quince o veinte enlaces “naturales”, totalmente libres de sospecha por parte de Google? ¿O pagar a tocateja cada enlace de tu campaña, aumentando cada vez que lo haces el riesgo de incurrir en una penalización de Google en el futuro? Ahí lo dejo.

¿Eso es todo? ¿Qué hay del anchor text, velocidad de enlaces, etc?

Seguramente has leído en algún sitio que conviene tener cierto porcentaje de anchor text con la palabra clave exacta, cierto porcentaje con tu marca, etc. Esto es verdad, pero también es verdad que esto no tiene ningún valor si no sabes por donde empezar a conseguir enlaces. Las técnicas que te he recomendado son formas seguras de empezar e ir mejorando tu perfil de enlaces, algo que mucha gente considera lo más dificil del SEO.

Luego, el porcentaje de anchor text son elementos extras que colocas sobre esta estrategia. Si una estrategia te ha dado resultado y ya has creado unos 15 o 20 enlaces, es el momento de preocuparte porque tu perfil de anchor text sea natural. Pero no antes.

La velocidad a la que se consiguen los enlaces es lo mismo. Si la mayoría de la gente tiene problemas con conseguir más de dos enlaces relevantes, ¿para qué vamos a preocuparnos por la velocidad? Creo que el único caso en el que deberías preocuparte es si optas por un sistema automatizado, lo cual no recomiendo nada.

Sólo piensa que en el ejemplo de link baiting que he dado antes en ningún momento nos preocupamos por el anchor text o la velocidad, que de hecho fue muy alta al principio. Y funcionó muy bien.

Conclusión

Como has visto, todas las técnicas tienen al menos un inconveniente. No existe la estrategia de link building perfecta, al menos no para cualquier nicho. Según tu temática y como se esté moviendo la competencia, será más conveniente un tipo de linkbuilding u otro, o una combinación de varios.

Esto sí lo doy por seguro: para negocios online con intención de aprovechar el SEO a medio o largo plazo, ni los links spam ni las PBNs son estrategias recomendables.

Para las demás, hay que hacer un cálculo de coste y beneficios, teniendo en cuenta los puntos fuertes de tu proyecto. ¿Tienes capacidad de crear contenido claramente superior a lo que está haciendo la competencia? Una estrategia de linkbaiting será ideal para ti. ¿Eres bueno tejiendo relaciones o gestionas varias webs? Las relaciones y el intercambio de enlaces pueden ser el centro de tu estrategia, y además irá dando más beneficios según pase el tiempo. ¿Estás en un nicho super competido y tienes suficiente tiempo y presupuesto para hacer linkbuilding a lo grande? Entonces haría todos los métodos “seguros” (del 4 al 7), uno detrás de otro, según su nivel de efectividad.

Espero haber aclarado con este post un aspecto del SEO en torno al cual suele haber bastante secretismo. Si tienes algún método que añadir o estás en desacuerdo con la efectividad que le concedo a alguna de las estrategias, te espero en los comentarios.

PD: Para profundizar aun más, el post más completo que conozco (en inglés, eso sí) es este de Ahrefs, donde verás más en detalle varias de las estrategias que te he contado y algunas variaciones, además de respuestas a las preguntas más básicas sobre link building. Si no te va lo de leer en inglés y tienes alguna pregunta, anímate a lanzarla en los comentarios; prometo responder a todas.

Share This